Saltar al contenido
Regalos para cerveceros

Curiosidades: descubre la historia de la cerveza.

historia de la cerveza

¿Imaginas a un hombre de la prehistoria deleitándose con un buen mordisco de carne y un refrescante sorbo de cerveza? Aunque esta imagen parezca sacada de las películas o los cómics de Asterix y Obelix, lo cierto es nuestros antepasados ya disfrutaban de esta bebida hace muchos, muchos años.

En realidad, hay dudas sobre en qué lugar están los restos más antiguos de cerveza que se hayan encontrado. Mientras que algunos los sitúan en Soria, otros apuntan a Barcelona. De todas formas, lo que parece indiscutible es que ésta es una bebida antiquísima, pues se sabe que ya en el año 3.000 a.C. habían aprendido a elaborarla.

Desde entonces, la cerveza ha sido una de las bebidas más apreciadas por el hombre. Con el paso del tiempo, se convirtió en algo tan popular que, años después, bajo el reinado de Carlos I, nacía la primera fábrica en el monasterio de Yuste. Maestros cerveceros traídos directamente desde Alemania trabajaban a las órdenes del monarca para obtener el sabor más delicioso e intenso posible. No obstante, eran muchas las carencias técnicas con las que estos fabricantes tenían que lidiar, por lo que la cerveza era una bebida estacional que no podía mantenerse sin que perdiera sus propiedades.

No será hasta finales del S.XVI cuando las primeras fábricas destinadas a la producción de cerveza en grandes cantidades vean la luz. Están situadas en Madrid y en Santander y su popularidad comienza a ser tanta que casi un siglo después ya producían unos 250.000 litros de cerveza cada año.

pub cerveza

A partir de este instante, las fábricas de cerveza comienzan a proliferar a lo largo y ancho de la geografía española. El éxito de esta bebida es ya indiscutible y son muchos los que la consumen con asiduidad. Algunas de las marcas que aún hoy perviven son Mahou (Madrid), Águila (Madrid), Cruzcampo (Sevilla), Estrella Galicia (La Coruña) y Estrella Damm (Barcelona), todas ellas nacidas a finales del S.XIX y principios del S.XX

La gran aceptación de esta bebida ha llevado a que en los últimos años muchas personas se hayan animado a producir su propia cerveza en casa. Tanto es así que comienzan a surgir en el panorama nacional pequeñas marcas que tratan de abrirse un hueco entre los grandes nombres cerveceros. Algunos ejemplos son la Damm Inedit de Ferran Adriá, la Moritz de Barcelona, la Viva de Gran Canaria, la Gara de La Palma, la Yria de Toledo, entre otras muchas.

Lo que parece innegable es que la cerveza ha levantado pasiones desde hace siglos y que aún hoy continúa haciéndolo. Su sabor y su textura, son, sin lugar a dudas, una auténtica delicia para el paladar de la que disfrutamos siempre que tenemos ocasión.